Otra forma de mejorar el medio ambiente es decorar los espacios de manera sostenible. Hoy en día debemos preocuparnos por el medio ambiente y el mantenimiento de nuestros recursos, ¡que son limitados! Por eso os quiero dar 5 claves para que podáis decorar vuestros espacios; dormitorio, oficina, salón, de manera sostenible y a la vez acogedora.

Antes de empezar, pero, debéis saber que las personas aumentan hasta un 20% la productividad según el diseño del espacio. Además, psicólogos dicen que el color, iluminación y ambiente del espacio influencian en el estado de ánimo de las personas. Por lo que la decoración estratégica de los espacios es muy importante, y si es amigable al medio ambiente, ¡mucho mejor!


1. Utilizar materiales sostenibles

El secreto para una decoración sostenible es utilizar mobiliario y materiales del hogar sostenibles. En primer lugar, porque son respetuosas para el medio ambiente y en segundo lugar porque tiene una durabilidad mucho más elevada por lo que no hay que cambiarlo a menudo.

Entre este tipo de materiales encontramos;

  • Pizarra natural: Conocido por ser un producto mineral, inerte y ecológico, por su larga durabilidad y su sencillez en el proceso de producción
  • Piedra natural: También se conoce por ser un producto mineral, por lo tanto, natural y ecológico, por tener larga durabilidad y por tener características como la inercia térmica y por ser aislante acústico. Todo esto hace que tenga un impacto mínimo en la salud humana y su ecosistema.
  • Madera natural: Material natural que se caracteriza por ser aislante térmico y su uso significa menor huella de carbono. También es conocido por su alto nivel de uso, ya que puede hacerse de cualquier inmobiliario de este material; e incluso ventanas.
  • Telas de composición natural: Como el linóleo, lana de oveja, etc.
  • Bambú: Como alternativa de la madera, se caracteriza por ser natural y renovable, y por su alta resistencia. Este material crece muy rápidamente por lo que no se produce deforestación
  • Corcho: El alcornoque, producto del que se extrae el corcho, libera su corteza cada 10 años por lo que no daña el árbol en su extracción. También garantiza características naturales y ecológicas.
  • Barro cocido: Este producto conserva las cualidades de la tierra como la buena inercia térmica y tiene alto valor por su reciclaje.


2. Decorar lo mínimo: estilos sostenibles

En realidad, la mejor manera de decorar ecológicamente es no decorar. Contra menos decores, menos productos serán utilizados, por lo tanto, menos materiales serán utilizados para la producción.

Para ello, hay diferentes estilos de decoración que permiten hacerlo:

Minimalista

Estilo de decoración ecologista por defecto. No es necesario la decoración en sí. Además, es perfecto para aquellos que aman el orden y aprecian los espacios simples y serenos. El lema de este estilo es “menos es más”.

Nórdico

Este estilo se considera ecológico porque tiene como esencia la naturaleza. Por este motivo los muebles son de madera, los cojines y las cortinas son de tejidos naturales como el lino, el algodón o la lana. Respecto al mobiliario, predomina la sencillez como las líneas rectas combinadas con curvas suaves y en general un efecto de serenidad gracias a los colores neutros.

Escandinavo (hygge)

Estilo ecológico que destaca por los espacios despejados y minimalistas. Predomina el color blanco combinado con colores neutros (beige & grey) en el techo, el suelo y las paredes junto al mobiliario en conjunto. Tiene como objetivo transmitir sensación de paz y tranquilidad a través de la sencillez de los diseños.

Industrial (urban)

Estilo conocido como modernista y ecológico por sus detalles modernos, sobrios y urbanos con decoraciones de tipo industrial. Se conoce por aprovechar los defectos de las estructuras como diseño y decoración como las tuberías y cañerías. Además, son conocidas por el uso de materiales rústicos como maderas sin tratar y chapas.


3. Dar importancia a las plantas

No podemos dejar de hablar de las plantas si queremos hablar de ecología y sostenibilidad.

Las plantas, flores, suculentos, no simplemente son eco-friendly sino que también son buenos elementos de decoración, ya que dan un toque de estilismo.

Es cierto que según qué vegetales cuestan de mantener, además si no tienes un interés especial en ello. Por lo tanto, en ese caso, es mejor no tenerlos. No vale la pena introducir plantas artificiales para dar ese look, porque el plástico es tóxico para el medio ambiente.



4. Iluminación sostenible

La situación ideal es que se utilice la luz natural como recurso de iluminación para no consumir electricidad. A parte de que es mucho más saludable para la vista de las personas y el cuerpo humano en general gracias a las vitaminas D. Pero muchas veces, por motivos circunstanciales, no se puede dar el caso de tener luz solar.

Source Link

Como dicen los psicólogos, la iluminación de una habitación afecta al estado de ánimo de las personas. Los profesionales recomiendan utilizar iluminación de baja intensidad y de color cálido, por lo que las bombillas fluorescentes pueden ser muy luminosas, pero no son recomendables.

Además, como hemos mencionado antes, al igual que los electrodomésticos, la iluminación es más sostenible si son de bajo consumo. Y normalmente estas bombillas se encuentran en colores cálidos, por ejemplo, las bombillas LED.

Source Link

5. Color

Por último, pero no menos importante, encontramos la importancia tonalidad de las paredes. Tal como han indicado los profesionales, los colores de los espacios tienen una gran importancia junto a la iluminación, ya que tiene que ver con la psicología de las personas.


Source Link
Source Link